F f Redes Sociales o Antisociales ~ Blog de Tecnologia, Ingenieria en Sistemas Redes Sociales o Antisociales | Blog de Tecnologia, Ingenieria en Sistemas

Redes Sociales o Antisociales




Las redes sociales irónicamente icrementan el comportamiento antisocial fuera del ciberespacio.

Desde hace un tiempo he leído varios post en los que se critica las Redes Sociales o Comunidades Virtuales asumiendo qué en la vida real fuera del ciberespacio las personas realmente tendrían un comportamiento muy diferente a la vida llena de amigos que tienen en sus perfiles de facebook, twitter y otros espacios virtuales.

La pregunta es:

Favorecen los medios virtuales a que las personas seamos cada véz mas dependientes de la tecnología y redes sociales para poder ser mas "sociables" en la vida offline?

Fuente:
Pavillalta

 ======================================================================

Las redes sociales son, por un lado, un atentado a la discreción y a la privacidad, y por otro un espacio de comunicación.

Las redes sociales son mucho más que una moda. Son una tendencia. Las redes sociales son la máxima expresión del prosumer, el nuevo consumidor, productor de información.

Nos ofrecen un panorama online del estado de ánimo, de los temas que despiertan interés, de las reacciones de "nuestra" gente, ante la realidad. Un "nuestra" que sin duda nos mostrará realidades parciales, pero con una cobertura mucho más amplia y profusa en contenidos que las que permiten las formas tradicionales del encuentro interpersonal. Hace mucho tiempo, aún hoy y por mucho tiempo más, las relaciones entre las personas tiene como espacio privilegiado el encuentro personal.

Profesionales y empresarios, construimos nuestras redes en los encuentros casuales o programados, en eventos sociales, congresos, jornadas técnicas, cursos, ferias, actividades deportivas, culturales.

Quién no se encontró a un "amigo", carrito de supermercado mediante, o en la sala de embarque del aeropuerto; ni que hablar de las previas a todo tipo de reuniones de trabajo. Esos han sido, siguen y seguirán siendo espacios notables para tejer nuestras redes sociales reales, no virtuales.

Sin embargo, las redes sociales virtuales son también reales. Detrás del twitt o del post está la persona real, dispuesta a encontrarse con cualquiera de sus "amigos", si el tema convoca al encuentro.

Las redes sociales son, por un lado, un atentado a la discreción y a la privacidad, y por otro un espacio de comunicación y de encuentro espectacular, donde nos conocemos sin disfraces o con el que decidamos ponernos, con sus ventajas y sus costos.

Pasar mucho tiempo “enchufado” a la computadora puede hacernos ver como “antisociales”, porque nos impide participar, o nos quita tiempo para socializar por las formas tradicionales y “bien vistas” por muchos.

Internet puede ser una adicción y puede generar patologías relacionadas con la incapacidad para socializar, pero son patologías extremas como existen relacionadas a cualquier otro comportamiento humano.

Lejos de ser antisociales, hoy los usuarios de redes sociales, socializan mucho más que quienes mantienen exclusivamente las formas tradicionales de socializar. Disponen de un universo de socialización mucho mayor del de quienes no ingresaron aún a ese mundo.

Se trata de espacios donde expresarnos. Pienso en Twitter como un gran muro donde grafitear lo que uno quiera.

Realmente el concepto de Muro de Facebook viene de esa idea, sólo que no existen muros donde expresar tanta cosa. En lo personal prefiero el Twitter. En el muro de Twitter tenemos la libertad de expresión sólo controlada por los 140 caracteres y censurada por nuestros propios límites al pensar en nuestra red de destinatarios, aún sabiendo que lo twitteado pasa a ser público. La limitación de los 140 caracteres es una obligación al resumen que a mi juicio está buena y permite que en el mismo espacio de atención, más personas nos expresemos.

Es muy interesante el sentimiento que surge al plantearse el ejercicio de twittear. ¿Tengo algo interesante para decir? Ya lo he dicho a quienes tengo cerca, reales? ¿A alguien podrá importarle lo que yo diga? ¿Cambiaré algo diciendo lo que pienso? ¿Me cambiaré a mi mismo? ¿Me sentiré mejor?

Estoy convencido de que personas y empresas tenemos muchísimas cosas para compartir y que cuanto más nos comuniquemos mejor viviremos, por lo que no puedo hacer otra cosa que darle la bienvenida a estas herramientas.

 Disponer de infinitos muros para compartir con quien quiera verlo y ver los muros de las personas, empresas, marcas u organizaciones de todo tipo a quienes elegimos escuchar, es una expresión de la comunicación humana, notable.

Para las figuras públicas, así como para marcas y empresas, es más difícil aún que para las personas. Habrán de estar dispuestas a una mayor exposición pública. Hay que estar dispuesto a escuchar más y a responder. Hay un “negocio” en juego con todo lo que eso supone. El valor de una marca, la fidelidad de clientes, el trabajo de mucha gente, pero no estar, no usar este tipo de nuevas herramientas, puede ser mucho más costoso que los riesgos de estar, y aún equivocarse.

He escuchado muchas críticas al uso de esta herramienta por parte de los políticos. En general proviene de personas que todavía no utilizan las redes sociales. Podríamos discutir si es una herramienta adecuada para un adolescente o cómo incide en la privacidad de las personas, en su seguridad, etc., pero son discusiones que siempre podrán responderse salvaguardando a la herramienta y respondiendo “depende cómo la uses”…

Pero si la transparencia y la exposición pública son resultados y características inherentes al funcionamiento de las redes sociales, y cuando se trata de los políticos, yo ciudadano, prefiero estar informado de lo que piensan y hacen, y si esa información es permanente y abundante, mejor… prefiero ser yo quien regule mi exposición a ella, pero me parece bien que ellos se expongan así.

Veo Twitter en particular como una herramienta que permite socializar la información y crear un relacionamiento directo con los ciudadanos con un rol potencial similar al que en el pasado cumplieron los comités de base del Frente Amplio.

De hecho, me sorprende que todavía sean pocos los dirigentes de izquierda en Twitter. Responder “no tengo tiempo para eso”, es una agresión a todos los que usamos esa herramienta.

Paradójicamente uno de los “grupos sociales” que más están utilizando Twitter son los periodistas (que trabajan en los medios “tradicionales”). Volviendo a las empresas, hay quienes dicen que deberán tener en breve una especie de Gerente de redes sociales. Creo que más allá de su nombre, en poco tiempo será inevitable que alguien se responsabilice de esto en cada empresa que pretenda mejorar su comunicación, o, de lo contrario, su tercerización en especialistas en comunicación.

Cuando uno ingresa en el mundo de las redes sociales proveniente del mundo real y de las tradicionales formas de encuentro y socialización, un sentimiento frecuente es el de "yo no tengo tiempo para eso". Pues no tener tiempo para eso es no tener tiempo para escuchar y para expresarse. Es desaprovechar un canal de comunicación nuevo, interactivo y con infinitas posibilidades.

En algunos sectores de actividad, “no tener tiempo para eso” será equivalente al suicidio. Es el caso sin duda de los políticos y a nivel de empresas y marcas, es el caso en particular del sector servicios y marcas con alta exposición. Uno puede elegir no escuchar y no participar de esa conversación, pero inexorablemente otros hablarán de uno.

La decisión entonces es entre escuchar, participar y dar mi versión, o dejar que se diga cualquier cosa (buena o mala) y no escuchar ni participar. “Antes no lo hacíamos y no nos fue mal…”, es cierto, pero “antes”, no existían estas nuevas formas de expresión y participación ciudadana.

Fuente del segundo segmento:
Blog de Lic. Alejandro Butler
• Docente de Comunicación Organizacional en la Universidad Católica del Uruguay.
• Socio-Director de Improfit / Casa de comunicación.





Comparte en Google Plus