F f El Triunfo Después del Fracaso ~ Blog de Tecnologia, Ingenieria en Sistemas El Triunfo Después del Fracaso | Blog de Tecnologia, Ingenieria en Sistemas

VisitasGratis.es | intercambio manual de visitas gratis
VisitasGratis.es | intercambio manual de visitas gratis


El Triunfo Después del Fracaso




No todos los proyectos empresariales tienen éxito desde el principio.
 
La palabra cambio para algunas empresas puede denotar falta de coherencia o ausencia de una sólida estrategia de negocio, ya que de manera inconsciente, ese cambio puede connotar un fracaso por parte de los fundadores. Cinco casos representativos de startups reconocidas que han optado por renovar o abandonar directamente su idea original de negocio a favor de una estrategia diferente. El cambio y el “fracaso” han sido sin duda la mejor vía para lograr el triunfo. Y es que la visión original de un negocio, debe estar en constante cambio atendiendo a nuevas demandas y necesidades sociales.


 1. Fabulis
Antes de que Jason Goldberg se convirtiera en millonario con una web de venta rápida para productos de diseño Fab.com, anteriormente intentó lanzar una red social para ayudar a los hombres gay a conocer gente y encontrar cosas que hacer. Ese portal, llamado Fabulis, lo lanzó en 2010 y recaudó casi 1 millón de dólares, sólo para ser eliminado el año siguiente. El cambio resultó ser un movimiento inteligente. Ahora, Fab tiene más de 10 millones de usuarios y al parecer, está cerca de conseguir una nueva ronda de financiación en una valoración de mil millones de dólares.


2. The Point
Andrew Mason lanzó The Point a finales de 2006, con el objetivo de construir una herramienta más eficaz de recaudación de fondos online para buenas causas basado en un modelo de crowdfunding. Mason consiguió recaudar un millón de dólares para su idea novedosa del inversor Eric Lefkofsky, pero la presión de generar ingresos le obligaron a apostar por nuevas acciones.Hablaron de la posibilidad de generar ingresos a través de anuncios o de que el portal se quedase con una parte de los fondos recaudados, pero acabaron estableciendo una tercera solución: la compra colectiva, donde los  anunciantes podrían ofrecer sus bienes o servicios con un descuento que sólo se aplicaría si había suficientes personas inscritas por adelantado. Un año más tarde, nacería Groupon.


3. Dodgeball
Dennis Crowley en el año 2000 cofundó Dodgeball, una aplicación social basada en la localización de la que Google se haría cargo cinco años más tarde, interesada por el talento de sus fundadores y no por el proyecto en sí. A pesar de que en 2007 el proyecto salió al mercado de manera frustrada, los fundadores decidieron cambiar y expandirse a una compañía .com nueva e independiente con un nombre distinto: Foursquare. Aunque no han obtenido grandes sumas de dinero, lo cierto es que esta es una de las redes sociales más influyentes con más de 30 millones de usuarios y 3,5 millones de check-ins en todo el mundo.


4. Burbn
Kevin Systrom, cambió de especialidad por lo menos cinco veces estando en la universidad, antes de decidirse por la ciencia de inversión, por lo que tal vez sus cambios continuos una vez graduado tampoco deberían sorprendernos. Después de trabajar durante un tiempo en Twitter y Google, Systrom optó por lanzar su propio proyecto, Burbn, en 2009. La aplicación era un sistema de check-in parecido a Foursquare y aunque recaudaron unos 500.000 dólares, no despegó como los fundadores esperaban. El año siguiente, cambiaron algunas de las características de ubicación y de uso compartido de móviles a una aplicación de foto, a la que llamaron Instagram. Esa app consiguió atraer 25.000 usuarios en un día. Instagram fue adquirida por Facebook  por 730 millones de dólares y actualmente tiene más de 100 millones de usuarios.


5. Odeo
Odeo nació con el fin de ofrecer a los usuarios una plataforma de podcasting sencilla, pero esos planes se frustraron en 2005, cuando Apple lanzó su propia solución de podcasting a través de iTunes. A raíz de eso, los  jefes de la empresa alentaron a los empleados para que lanzaran otras ideas sobre cómo seguir adelante. Un empleado, Jack Dorsey, propuso la idea de hacer un servicio de microblogging llamado Twitter. El resto es historia. Twitter está ahora valorado en unos 10 mil millones y tiene más de 200 millones de usuarios.

Fuente.
es.cuvitt.com
 





Comparte en Google Plus